1984 “Pata negra de verdad”

Raimundo para mí es uno de los músicos que más admiro y de los amigos que siempre están a tu vera.
Lo conocí personalmente en el 84 cuando Sevilla era el centro de la movida roquera, tocando juntos en el grupo Veneno con Kiko y Martirio.
Una experiencia para vivirla de verdad, no pasaba un minuto sin desperdicio.
Tras terminar mis estudios en el conservatorio de música de Sevilla esto es lo que me encontré, la música de la calle. Había que seguir aprendiendo y para ello estaba mi Raimundo que no me dejaba tranquilo. Al poco tiempo pasamos a formar parte de la banda de Romero San Juan junto a Manolo Soler, girando por toda España, haciendo una música que nada tenía que ver con el rock pero él seguía a mi lado, un espectáculo de sevillanas en el que el flamenco jugaba un papel importante junto a las preciosas composiciones de Romero. Al final del espectáculo Raimundo le cogía la guitarra a Soler para que bailara y yo tocaba el bajo de Raimundo, todo se transformaba en pura música que nos salía cada día distinta, tampoco había que cortarse mucho porque la idea siempre era disfrutar.

Es increíble que un músico coja el instrumento y desde la primera nota que da lo haga con una sonrisa tan contagiosa que te transmite vida y alegría, no le importa nada, está tan seguro que él es él tocando, que le da igual, lo mismo lo hace con BB King, o con quien se le ponga al lado en un escenario. Es un monstruo que aún no hemos sabido valorar aquí.
Me quito el sombrero ante este músico y ya como persona ni os cuento, los que tenemos el placer de tratarlo somos unos privilegiados. Mundiii…

Categories : Flamenco

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies