2015. “El Patriarca”.

Esa tarde compartíamos escenario en el teatro “Romero San Juan” de San Juan de Aznalfarache (Sevilla). Actuaban muchos artistas a los que yo acompañaba al piano y dirigía el grupo de músicos que se habían ofrecido, fantásticos músicos. Algunos artistas cantaban por sevillanas, otros por rumba, tangos, pasodobles, et., se me acercó en el ensayo y me llamó “camaleón” por la forma de adaptar cada arreglo a cada artista. Durante el espectáculo estábamos frente a frente en el escenario, cuando comenzó a cantar con los brazos abiertos y la guitarra en una mano lejos de hacerla sonar con su otra mano la hacía sonar con su timbre de voz personal y rasgado, se hizo un silencio en el teatro y las lágrimas no tardaron en aparecer, uff… que momento más fuerte, como era él, fuerte y luchador. Cuando terminó el espectáculo se cerró el telón y todos los artistas querían hacerse fotos con los que habían participado, cuando se quedó el escenario vacío solo quedamos Manuel y yo bajo esa luz cenital, él se dirigió a mí y me dijo: “Maestro, usted y yo tenemos que hacernos una foto así, mirándonos cara a cara” en aquel momento estaba conmigo David que tenía un móvil y la hizo. Noté como su mirada a la vez que me decía adiós me transmitía toda la energía que acumulaba en su cuerpo y toda su sabiduría llenándome de una paz absoluta. Manuel Molina quiso hacerme en ese momento un regalo sublime.

Categories : Flamenco

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies