2000 “Valderramas”

Arrancaba el siglo XXI con la producción “La memoria del agua” de Valderrama hijo.
Todos los artistas flamencos que habían pasado por mi estudio coincidían en que Juanito Valderrama era el maestro de los maestros, conocía todos los cantes y tenía una memoria privilegiada a su edad, o sea una enciclopedia viviente. Siempre tuvimos una relación muy respetuosa nos hablábamos de usted, acudía a las sesiones de grabación de voz para aconsejar a su hijo. Entablamos una amistad que fue mas allá de ese disco, el quería dejar grabado sus nuevas composiciones inéditas con su voz y mi piano solos. Alguna tarde llamaba y me decía: “Maestro hoy voy para el estudio después del cafelito”, yo cambiaba cualquier grabación que hubiera programada y lo esperaba ansioso por escucharlo cantar y hablar. Una de las tardes yo tenía un encargo para grabar una versión de “Campanilleros” y le pregunté por el origen del cante y su evolución, me explicó que existían cinco versiones cantándome cada una de ellas y parándose en los pequeños matices que las diferenciaban incluida su versión que hizo con el maestro Quiroga, una lección magistral.
Una tarde de abril de 2004 me llamó y me dejó un mensaje de voz “Maestro esta tarde después del cafelito voy” y esa tarde no llegó, se quedó “dormidito” en su baño justo antes de salir para mi estudio, se le paró su corazón, le cogió trabajando e ilusionado.
Lo admiro mucho. Que Dios lo tenga en su Gloria, seguro que Dios estará en la Gloria cuando Juanito le cante a las cinco de cada tarde.

Categories : Flamenco

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies