1993 “El sabor de un acorde”

Antes de conocer a Enrique de Melchor personalmente ya le conocía como guitarrista de los mejores y mas puros cantaores del siglo XX. No me imaginaba que un músico con tanto vivido y tanta sabiduría pudiera ser tan gran persona y convertirnos en tan buenos amigos.
Aprendí de él que era tan importante disfrutar de una buena comida antes de ponerte a disfrutar de una grabación. De alguna gala me comentaba que podía desviarse del camino hasta 200 Km con tal de comer bien. Ir al mercado en Madrid al amanecer a comprar un buen pescado y cocinarlo en su casa para nosotros es algo que tiene tanto valor humano que cuando coge la guitarra transmite en todo momento hay algo en el aire que al escuchar un acorde suyo puedes olerlo también.

Categories : Flamenco

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies